Trabajo por las mujeres africanas en el Opus Dei

Se cuenta una anécdota de un sacerdote misionero europeo, en el territorio Masai en Kenia, que le preguntó a un anciano Masai, “¿tu rezas?” –“¿porqué iba a hacerlo?” –respondió el anciano. 

30 de noviembre de 2010
Conferencia de Bernadette W. Musundi


El misionero, sonriente, le dijo: “Bueno, para que Dios te ayude y te proteja…” El anciano se volvió hacia el sacerdote y le preguntó: “¿Cuántas casas tienes? Una, dijo el sacerdote. “¿Cuántos acres de tierra? Ninguno. ¿Cuántas vacas? Ninguna. ¿Cuántas mujeres? Ninguna, volvió a contestar el sacerdote. “Bueno ­­–dijo el Masai al sacerdote­– “Yo tengo tres casas, 100 acres de tierra, 2.000 vacas y 5 mujeres. Tú eres el que necesita rezar, no yo”.

Esta corta y divertida anécdota nos introduce al contexto del encuentro dramático de dos civilizaciones. Por una parte, la vieja Europa: cristiana, generosa, que se presta a echar una mano y a derramar su propia sangre para ayudar a su prójimo. Era una Europa que entendía claramente que “la última y más alta misión del cristiano respecto a los no creyentes es sufrir por ellos y en su lugar, como hizo el Maestro.”(1) Por otra parte África: abierta, sincera, tradicional, pragmática e inmersa en las creencias supernaturales de su cultura.

Señoras y señores, San Josemaría, un instrumento fiel de Dios, combinó las mejores realidades de estos dos Continentes: la fe y el vigor de la vieja Europa con el África pragmática y generosa, por medio de un sencillo pero profundo mensaje de santidad ordinaria en medio del mundo. Su legado está produciendo el más increíble y bello milagro en Kenia y en parte por eso estoy aquí ante ustedes hoy.

He aprendido de san Josemaría a buscar la perfección cristiana en mi vida ordinaria y en mis circunstancias personales como madre, esposa y en mi trabajo profesional. Esto a veces me presenta muchos retos que parecen insuperables. En estas situaciones trato de levantar mi mente y mi corazón a Dios y pedirle su bendición e inspiración porque la naturaleza de mi trabajo no ofrece soluciones fáciles.

seguir leyendo en opusdei.es, merece la pena

Una respuesta a Trabajo por las mujeres africanas en el Opus Dei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: