Conoce el Opus Dei y luego juzga

Muchas veces, sin darnos cuenta, vemos con prejuicios a personas o a instituciones. Una de ellas es el Opus Dei, pero lo mismo pasa con otras.

Por este motivo, os dejo aquí una entrevista a mi amigo Javier Urbina, el productor de “Y tú que dices”, un reportaje sobre el Opus Dei que, desde hace meses, circula en internet. Puedes verlo entero en Vídeo: “Opus Dei, y tú qué dices?” y comprarlo en la web http://ytuquedices.net.

¿Por qué este reportaje?
Soy del Opus Dei desde hace años y me dedico a la producción audiovisual, he trabajado bastante en el campo documental y gran parte de lo que he hecho han sido reportajes sobre la vida y el mensaje del fundador del Opus Dei. Cuando se estrenó el Código da Vinci me hizo gracia ver reflejada una realidad que conozco perfectamente de una manera tan siniestra. Lo que no me hizo tanta gracia fue comprobar que había personas que pensaban que el Opus Dei realmente era así. Después de esta ha habido también otro par de películas que volvían a reflejar un Opus Dei caricaturizado, algo de ciencia ficción. Así que pensé hacer yo mismo un reportaje que reflejara con más realismo una realidad de la Iglesia que ayuda a vivir su fe a miles de personas en todo el mundo.

¿Y decidiste sacar las cámaras a la calle?
Si. Más que decir lo que yo sabía del Opus Dei, me interesaba partir de  lo que la gente pensaba de esta institución.

¿Y qué se encontró?
Encontré muchas personas que sólo conocían el Opus Dei de oídas, de lo que habían leído o les habían contado otras personas que, a su vez, tampoco conocían a nadie del Opus Dei. También encontré mucha gente que si tenía una idea ligera: sabían que el Opus Dei pertenece a la Iglesia Católica, que en el Opus Dei no hay monjas ni monjes sino gente corriente,  que buscan ser buenos cristianos a través de su trabajo y de la dedicación a sus familias, que impulsan numerosas obras sociales…

El reportaje se centra en testimonios de personas de la Obra ¿por qué?
Porque pienso que el Opus Dei en sí puede ser una abstracción. Nadie conoce “el Opus Dei”: lo que se conoce son personas del Opus Dei, desde el Fundador hasta la última persona que forma parte de esta institución.  Todas estas personas participan de un espíritu común, que les lleva a buscar a Dios en medio de sus circunstancias profesionales y familiares, pero  su modo de vivir este espíritu es muy diferente y esto me daba muchas posibilidades de realizar un reportaje rico en matices.
Por otra parte, uno de los entrevistados me dio una clave que me ayudó a desarrollar la idea central del documental. Me contó –lo cuenta en el reportaje- que a veces encontraba ciertos prejuicios por ser del Opus Dei pero que, al mismo tiempo, no conocía a nadie que tuviera contacto con 10 personas del Opus Dei y tuviera prejuicios. Como yo quería hacer un reportaje que ayudara a que la gente tuviera menos prejuicios me fié de él y pensé: voy a presentar a diez personas del Opus Dei.

¿Cómo eligió estos testimonios?
Grabé muchos más pero al final había que seleccionar y el criterio que seguí es que hubiera un poco de todo: hombres y mujeres, jóvenes y menos, profesiones artísticas, intelectuales y manuales… pero hubo muchas cosas que se quedaron en la mesa de montaje, algunas con gran pena por mi parte…

¿Por ejemplo?
El testimonio de una chica joven que trabaja como productora de cine y que explicaba como “santificaba la búsqueda de trabajo” porque en ese momento estaba en paro o el de una cooperadora del Opus Dei que contaba como le ayudaba a sus hijas la formación que recibían en un club juvenil de la Obra, o el de una supernumeraria del Opus Dei actriz: pasé una tarde estupenda en su casa viendo como trabajaba en el doblaje de una película mientras su marido, también supernumerario, se encargaba de las meriendas de los niños.

¿Qué rasgos comunes encontró en las personas que entrevistó?
Encontré una disponibilidad grande para “contar” sus vidas (prueba de que están contentos con el Opus Dei) y ganas de que la gente conozca bien la Obra.  Encontré gusto por el trabajo de cada uno: daba igual que fuera la carnicería o la pintura, gente con sus problemas y preocupaciones, que reza y que trata de hacer feliz a los que están a su lado. Y noté que a muchos les molesta que se diga que en el Opus Dei no hay libertad cuando es patente la variedad de miembros y que cada uno ejerce sus derechos y deberes como cree más conveniente.

Un consejo para que haya menos prejuicios en relación a la Obra
Sólo hay una receta para acabar con los prejuicios, no en este campo sino en cualquier otro: conocer de cerca. Luego una realidad te puede gustar más o menos pero no habrá prejuicios, que siempre es una cosa bastante desagradable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: